¿Por qué luxemburguistas?

Podríamos definirnos simplemente como revolucionarios, o como socialistas, comunistas o marxistas libertarios. Pero conscientemente nos reclamamos de una tendencia muy concreta del movimiento obrero: el luxemburguismo. Y a sabiendas de que sus posiciones en realidad no son muy conocidas (por más que se hable mucho de la figura de Rosa Luxemburgo) y de que esta tendencia ha tenido muy pocas expresiones organizadas. Pero lo hacemos, por lo que consideramos necesario explicarlo:

La lucha del proletariado contra el capital sólo puede ser entendida como un proceso histórico ligado al propio desarrollo del capitalismo. Es imprescindible, si se quiere luchar efectivamente contra la explotación capitalista, comprender ese proceso. Porque es lo que genera nuestra situación presente y las posibles tendencias futuras. Que la teoría científica que planteara el marxismo (y que también es admitida en general por muchos anarquistas) sea el Materialismo Histórico no es para nada casual.

No estamos de acuerdo con aquellas posiciones, muy de moda actualmente, que sostienen que hay que “mirar sólo hacia delante”, sin atender a la propia historia del movimiento obrero. El pasado no sirve, evidentemente, para eternizar polémicas y recriminaciones. Pero sí es imprescindible para poder realizar una crítica de lo que ha sido la praxis (y la teoría) de la lucha contra la explotación; para aprender y poder plantear en el presente formas verdaderamente efectivas para lograr el objetivo revolucionario, la radical transformación de la sociedad. Pensamos que quienes, bajo denominaciones genéricas, tratan de hacer tabla rasa de ese pasado se engañan a sí mismos por desconocimiento. O tratan de engañar a los demás porque no quieren realizar la necesaria crítica de las tendencias de las que proceden y de las posturas que siguen manteniendo.

También están de moda hoy los agrupamientos “unitarios”. Pero no más de moda que a lo largo de toda la Historia del Movimiento Obrero. Y como esa misma historia muestra, y la realidad presente corrobora, esas “unidades” son falsas y siempre acaban fracasando estrepitosamente. Los ejemplos, por desgracia, son muy numerosos en todas partes. Son unidades ficticias, creadas sobre el papel en reuniones de cúpulas partidarias. Todas ellas pretenden soslayar, negar, la heterogeneidad intrínseca de la clase proletaria, algo tan valioso para la sociedad como lo es la biodiversidad para el Planeta. Quieren en definitiva (lo que se hace visible más tarde o más temprano a través de rupturas y escisiones) que todos se amolden a una determinada concepción de las cosas impuesta desde arriba. Porque aspiran, en última instancia, al partido único. Del mismo modo aspiran también a que ese partido único sustituya al proletariado como sujeto de la revolución. Y no asumen que es desde las luchas concretas y reales, a través de complejos procesos de huelgas de masas, como únicamente puede lograrse una verdadera unidad entre los proletarios y sus organizaciones. Porque es la realidad material (y no el idealismo abstracto ni los deseos) la que genera la necesidad de organizarse unitariamente y define el marco y los límites de esa unidad.

Nosotros somos unitarios en todos los lugares en los que la realidad material “obliga” a ser unitario: en nuestros centros de trabajo, en nuestros lugares de residencia, en los colectivos y movimientos sociales específicos en los que participamos para conseguir objetivos específicos que nos son necesarios. Ahí nos vinculamos con todos aquellos con los que, nos guste o no, compartimos una misma realidad y unos mismos sufrimientos. No les preguntamos su adscripción política. Colaboramos con todos con quienes podemos colaborar. Pero no confundimos esa unidad en la base y en lo concreto con esas otras supuestas unidades. Porque la unidad de acción no es, para nada, lo mismo que la unidad orgánica.

También podríamos haber inventado (otra moda muy frecuente) alguna “nueva” tendencia a partir de alguna idea “ingeniosa”. Podríamos hacer como otros están haciendo: inventar la rueda a estas alturas. Sin embargo, hemos decidido no tener esos sueños de grandeza y remitirnos sencillamente a la tendencia con la que conectan nuestras posiciones fundamentales.

En definitiva, se diga lo que se diga, a lo largo de la Historia del Movimiento Obrero se han diferenciado múltiples tendencias, cuyas posiciones son diversas y a menudo contrapuestas. Eso responde a la existencia de diversas formas de análisis y de diversas propuestas alternativas a la realidad del capitalismo. Ninguna de ellas es un dogma cerrado, todas han evolucionado y evolucionan. Pero no por eso dejan de existir. Cada organización se adscribe en realidad (conscientemente o no, lo diga explícitamente o no) a una de esas tendencias, cuyos postulados son predominantes en esa organización.

Nosotros declaramos abiertamente nuestra adscripción, no engañamos a nadie: consideramos que el desarrollo del marxismo a través de las posiciones de Rosa Luxemburgo y sus camaradas spartakistas, y de quienes continuaron y continúan esas posiciones, constituyen la interpretación y la alternativa (la tendencia) más correctas. No la única correcta, gracias precisamente a esa heterogeneidad del movimiento obrero que nosotros reconocemos y apoyamos. Por eso también valoramos y asumimos muchas otras aportaciones e influencias que no son contradictorias con el luxemburguismo. Y por eso tratamos de relacionarnos y colaborar lo más posible con organizaciones y militantes de otras tendencias. Es evidente que con aquellas que se reclaman marxistas libertarias tenemos mayor afinidad. Pero con todas intentamos cooperar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: