¿Cómo intervenimos socialmente?

Somos coherentes con lo que defendemos ante los demás proletarios: se trata de politizar nuestra vida cotidiana, no de separar esa vida cotidiana de la actividad político-social. Esa separación, que convierte a la política en una especie de hobby (o, lo que es peor, en una profesión), es una muestra de la alienación a la que nos somete el capitalismo. Hay que crear alternativas desde esa vida cotidiana, desde la praxis concreta de nuestras actividades diarias habituales.

Los seres humanos nunca han existido (ni pueden hacerlo) aislados. Somos seres sociales, que necesitamos organizarnos para subsistir. Por eso también rechazamos esa otra alienación impuesta por la ideología burguesa, y muy extendida incluso entre los izquierdistas, según la cual es innecesario organizarse y es imprescindible salvaguardar una independencia individual que es totalmente falsa e inexistente. Quienes defienden ese individualismo tan sólo reproducen lo que el capital y la burguesía quieren que piensen, digan y hagan. Están alienados, sean conscientes de ello o no.

Somos una organización de activistas. Eso implica praxis, intervención social. Es desde la praxis como los humanos aprendemos. Es en la praxis donde los proletarios nos agrupamos para la lucha contra el capitalismo. Y donde tomamos colectivamente conciencia. Y es en la praxis donde las teorías demuestran su validez.

Por eso, cada miembro de esta organización tendrá siempre como objetivo fundamental y prioritario estar presente en las luchas que se desarrollen a su alrededor. Porque eso es la militancia, algo que requiere mucho esfuerzo, tiempo y dedicación. No es ni fácil, ni divertida. Es necesario reflexionar, individual y colectivamente (para aprender también unos de otros), sobre qué hacemos y qué podemos hacer en los ámbitos en los que pasamos muchas horas cada día y con los que estamos más directamente vinculados. Y en última instancia, cada uno habrá de elegir los métodos y tácticas adecuados, en función de la realidad concreta en la que vive y de los planteamientos generales de la organización (no en función de los deseos de cada uno, porque eso sería “idealismo”, y nosotros somos materialistas). Porque eso es la auto-actividad. Evidentemente, guardaremos las necesarias precauciones ante la posibilidad de represión por parte de los patronos y sus lacayos.

Como es lógico en una organización de proletarios, trataremos de intervenir en nuestros propios centros de trabajo (incluimos entre estos los centros de estudio, pues estudiar es un trabajo), junto a nuestros compañeros. Para algunos camaradas será más sencillo que para otros desarrollar su acción ahí. Y para algunos será prácticamente imposible, debido a la represión patronal. Pero ese objetivo tiene que estar presente siempre y hay que buscar medios. Además, el movimiento obrero ha creado a lo largo de su historia diversas fórmulas para enfrentar esos mecanismos represivos.

También consideramos fundamentales la implicación en las luchas que se desarrollan en nuestros ámbitos territoriales, en los barrios, pueblos y ciudades donde habitamos. Son luchas necesarias que, además, pueden ser el ámbito principal de activismo para aquellos que tengan limitada su intervención en sus lugares de trabajo. O que sean trabajadores en paro o jubilados.

Evidentemente, nuestros planteamientos suponen también la defensa de la participación en toda clase de movimientos que luchen desde lo concreto (no desde acuerdos genéricos sin base real), sin ningún tipo de sectarismo. Esto es algo que deja clara nuestra praxis y que reivindicamos como una de nuestras señas de identidad como luxemburguistas. Reivindicamos el valor de lo que se denomina Movimientos Sociales: ellos demuestran a diario que la Sociedad Civil es perfectamente capaz de auto-organizarse y gestionar por sí misma todos sus asuntos. Y que los Estados y sus dirigentes son absolutamente innecesarios y tan sólo un obstáculo para que los seres humanos podamos vivir dignamente.

Además, frente a la esclerosis de gran parte de las organizaciones políticas, son los movimientos sociales los que han desarrollado más el análisis de la realidad y las alternativas para transformarla en los últimos tiempos (y utilizando incluso el materialismo histórico como método de análisis). Nuestras experiencias en esos movimientos sociales nos permiten además aportar análisis con una mayor base científica sobre temas específicos. Y colaborar más entre camaradas de distintos territorios, porque los problemas centrales son los mismos. Además, sabemos que estar implicados en esos movimientos, directamente o apoyándolos (conociéndolos y difundiéndolos sobre todo) es clave por la visión global que nos aporta: nos permite extraer las lecciones verdaderamente importantes de las luchas, que no es nunca la simplista constatación de que todo lo que no sea el comunismo es imperfecto, sino qué luchas y qué propuestas en las luchas apuntan más directamente al comunismo.

No hacemos ningún tipo de fetichismo táctico, ni a favor ni en contra de fórmulas organizativas que deberán ser escogidas en función de la realidad concreta de cada situación. Toda organización es una herramienta, un útil para un fin. Debe ser coherente con ese fin. Pero las contradicciones y las incoherencias marcan una realidad que es profundamente contradictoria. Buscar sólo el tipo organizativo perfecto, por más que parezca loable, aleja de la realidad. Nosotros nos involucramos en aquellas organizaciones que nos parecen más interesantes entre las que existen a nuestro alrededor. Sencillamente, elegimos entre lo que hay.

Hemos participado y participamos de numerosas asambleas, asociaciones, colectivos, sindicatos, plataformas, foros,… Y lo hacemos porque es en ese terreno práctico donde nuestros análisis y las propuestas que de ellos surgen tienen sentido. Es en esas luchas donde defendemos como aspiraciones irrenunciables la igualdad y la libertad, la democracia radical, la autogestión, la socialización y la necesidad de la revolución mundial. Es ahí donde las diversas alternativas se confrontan y donde el proletariado va forjando el Comunismo.

En esas asociaciones nos implicamos todo lo que podemos: participamos en ellas como cualquier otro miembro, aportando el máximo trabajo y dedicación posible. No son para nosotros lugares a los que ir de vez en cuando a llevar los planteamientos de nuestra organización, sino espacios en los que construir con nuestros iguales, donde forjar pensamientos, solidaridades y acciones. En ningún caso practicamos “entrismos” ni otras prácticas “oscuras” que nos repugnan porque suponen un menosprecio a los que son nuestros compañeros. Ellos saben quiénes somos.

Un caso particular de intervención política es el denominado “parlamentarismo”. Como se ha dicho ya, tenemos claro que la llamada “democracia representativa” no es la solución. En ese sentido somos antiparlamentarios. Pero también sabemos que la opción de presentarse o no a unas elecciones concretas o apoyar a una candidatura es una cuestión táctica que en ciertos casos quizás pueda ser útil. Por eso no negamos sistemáticamente esa posibilidad, sino que analizaremos cada caso concreto. Pero lo haremos colectivamente, puesto que esas tácticas implicarían en cualquier caso a la organización en su conjunto, por lo que será ésta la que decida.

Dado que ésta es ya una organización política y considerando lo expuesto anteriormente, todos los militantes renunciamos de entrada a participar de otras organizaciones políticas, sean éstas de tendencia o “amplias” (“unitarias”). Distinto es participar, desde nuestra autonomía, en foros o plataformas concretas en las que también haya otras organizaciones políticas. Pero debemos reiterar aquí que no es lo mismo unidad de acción que unidad orgánica. En cualquier caso, si existiese alguna duda al respecto, sería la organización en su conjunto la que debería pronunciarse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: